FIBROMIALGIA

Cada vez hay más personas que padecen enfermedades neurodegenerativas, por la tendencia al envejecimiento de los países desarrollados, los cuales a pesar de los avances científicos y médicos no pueden frenar la auténtica “”epidemia”” de casos de Alzheimer, Parkinson, Fibromialgia o Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA). Patologías que constituyen uno de los problemas sociales de mayor gravedad, para las que por ahora no existe cura, pero en las que muchos investigadores dedican su trayectoria científica al diagnóstico precoz, a la detección de la proteína que causa la disfunción neuronal o a la experimentación con animales, como paso previo al ensayo con humanos.

Existe un verdadero desafío científico, en el que intervienen multitud de disciplinas: desde la psiquiatría, farmacia, neropatología, genética, neurocomputación, biotecnología o biología estructural y computacional. Para presentar, debatir, poner en común los conocimientos y experiencia de todos estos investigadores y profesionales, el Hospital Quirón, la Cátedra SAMCA del Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón (I3A) y la Universidad de Zaragoza organizarán este próximo viernes una Jornada de Enfermedades Neurodegenerativas en el Hospital Quirón Zaragoza.

“”Estas enfermedades afectan a un número cada vez mayor de personas, a quienes es preciso no sólo cuidarles, o ayudarles sino investigar. Estamos ante uno de los problemas sanitarios más importantes tanto por el número de personas que las padecen como por los costes sanitarios y problemas que generan””, aseguró la consejera de Sanidad y Consumo del Gobierno de Aragón, María Luisa Noeno, en la presentación pública de este encuentro, cuyo programa se compone de ponencias científicas cortas y mesas redondas sobre las enfermedades neurodegenerativas, causadas según los expertos por el funcionamiento anormal de determinadas proteínas, que hace que se acumulen en las neuronas y disminuyan o anulen la funcionalidad de éstas.

Intenso trabajo científico en Aragón en las enfermedades neurodegenerativas

María Luisa Noeno destacó el “”alto valor científico”” de estas jornadas, en las que intervendrán mayoritariamente profesionales de los hospitales públicos y privados de Aragón, así como investigadores de la Universidad de Zaragoza. Uno de ellos es Nicolás Fayed, neurorradiólogo de la Clínica Quirón en Zaragoza, que ha dirigido una investigación junto al doctor Pedro Mondrego del Hospital Miguel Servet, que permite predecir qué pacientes con deterioro cognitivo leve desarrollarán o no el Alzheimer en el futuro. En la actualidad son tres millones de personas en el mundo a las que se les ha diagnosticado esta enfermedad, que padecen uno de cada diez mayores de 65 años. Manuel Sarasa, director del Laboratorio de Neurobiología de la Facultad de Veterinaria, también dedica su investigación en este tipo de patologías.

“”Nuestro objetivo es el diagnóstico bioquímico temprano del Alzheimer, para ello hemos desarrollado kits que detectan la proteína amiloide beta, causante de la enfermedad. Así vemos cómo cambia, qué niveles tiene en los enfermos en comparación con los individuos sanos. También trabajamos en la inmunoterapia, en la utilización de vacunas o anticuerpos. Y en la actualidad estamos investigando en la fibromialgia, para conseguir el diagnóstico bioquímico, que todavía no se conoce””, explicó Sarasa, en la presentación de estas jornadas, y adelantó: “”esperamos que nuestros ensayos preclínicos con animales, se pasen a ensayos humanos. Pero para este paso es necesario que contemos con el suficiente apoyo institucional o del mundo farmacéutico””.

La incidencia y los efectos de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) también son preocupantes: 4.000 personas la padecen en España, y 80 en Aragón y la esperanza de vida es sólo de 3 a 5 años, sin que exista tratamiento alguno. Así lo explica Rosario Osta, investigadora responsable de la línea científica que se ocupa de la ELA, dentro del Grupo de Ingeniería Genética (INGEN-I3A), perteneciente al Laboratorio Genética Bioquímica (LAGENBIO) de la Universidad de Zaragoza. “”Es una enfermedad devastadora, en la que no existe tratamiento, el enfermo se encuentra perdido. Desde nuestro grupo lo que hacemos es tratar de frenar la muerte de las motoneuronas, tratar de hacer llegar a estas células sustancias que aumenten su supervivencia. Hay ratones transgénicos con esta enfermedad, experimentamos en ellos””, detalló Osta, también participante en este encuentro de Neurociencias.

“”En mi caso, mi aportación es la dimensión interdisciplinar, porque estamos ante un problema de gran densidad de disciplinas, y con grandes consecuencias sociales. Es importante la acumulación, la integración de los conocimientos, porque lo que en ocasiones para un médico puede ser difícil de diagnosticar, no lo es para la Neurociencia de Sistemas. Por ello, es importante integrar los dos campos y pensar en formas de mantener esa unión””, argumentó Pedro Marijuán, director de Cátedra Samca, del Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón (I3A) de la Universidad de Zaragoza.