Consejos para personas con nuestros síndromes  FIBROMIALGIA

Si usted ha sido diagnosticado con fibromialgia, sufre sus síntomas, si tiene un familiar o amigo con el trastorno, esta sección está diseñada para ofrecerle una mejor comprensión de este trastorno de dolor crónico que afecta a millones de personas en todo el mundo.

Administre sus Síndromes.

• Es importante para su recuperación compensar todos los estímulos que puedan desestabilizarlo.

• Acepte a sus enfermedades, aprenda sobre ellas, investigue, reflexione.

• Cuide sus relaciones

• Recuerde que emplear constante de su fuerza, gastar excesivamente su energía, exponerse a situaciones que liberan excesos constantes de adrenalina, rememorar persistentemente a un pasado doloroso y encender su ira son buenas actitudes para iniciar un conflicto, pero agravaran acentuadamente sus síntomas.

• Es recomendable aconsejarle que administre su calma, reflexión, pausa, inteligencia.

• Escuche con aprecio el mensaje de su cuerpo, confie en su buen criterio y crea en ellos.

• Aprenda a observarse.

• Establezca serenamente los nuevos hábitos que usted debe cumplir para su recuperación y cumpla con sus rutinas con disciplina.

• Elija a su médico cuidadosamente. Pídale informaciones sobre su enfermedad y tratamientos. Compruebe que se mantenga actualizado, lo escuche y converse con usted con amabilidad y que le indique un tratamiento multidisciplinario adecuado a su organismo.

• Invite a un familiar o amigo que pueda ayudarle a hacer preguntas y entender las respuestas.

• Asegúrese de obtener los resultados de cualquier examen o análisis médico que le hagan.

• Asegúrese de mantener y llevar al médico una lista de todos los remedios que toma.

• Si es su caso, trate y controle otras enfermedades que puedan coexistir en usted.

• Encuentre el delicado equilibrio entre sus costumbres y los cuidados necesarios que deberá implementar.

• Haga las cosas de a una por vez y recuerde que usted posee simultáneamente mas adrenalina y menos energía. Sus pensamientos van a correr mas rápido que lo que le permita por su resistencia física. Haga que su agenda refleje sus recursos físicos y no lo que a usted le gustaría que sucediera. Recuerde limitar el exceso de actividades.

• Intente descansar en posición horizontal, diez minutos cada dos horas, con un almohadón debajo de sus rodillas.

• Tenga presente que tiene una cantidad limitada de energía para administrar y reponerla le costara mucho más tiempo que a otras personas.

• Cuando se sienta cansado, evite tomar bebidas energizantes o forzar su actividad. Tomar pequeños descansos, con serenidad, lo recuperaran más rápidamente.

• Tiene Fibromialgia y tendrá días malos, pero con su colaboración vendrán muchos días, muy buenos. Usted podrá valorar cada día de bienestar más plena y felizmente, que quienes viven su buena salud, como una rutina.

• Administre su estrés. Observe si usted se siente muy excitado e intente serenarse. Controle sus emociones.

• Si experimenta temores y pensamientos negativos aprenda a desechar malos recuerdos y pensamientos dramáticos. Lo ayudara a disminuir su estrés.

• Para lograrlo, es importante mantener la esperanza en que usted puede mejorar y será capaz de resolver sus inconvenientes.

• Valore cada pequeño logro que realice. Construya su estima. Quiérase como es.

• Cada tanto, mire hacia atrás y reconozca sus progresos y la voluntad que pone en cumplir sus tratamientos para recuperarse.

• Tiene por delante un trabajo extra y un gran temple que lo ayudaran a mejorar.

• Una gran cantidad de personas con síndrome sensitivo disfuncional, son más creativos, solidarios, pueden percibir un mayor número de detalles, tienen gran sensibilidad y sentido artístico. Valore los aspectos positivos de su individualidad.

• No se entretenga en analizar repetidamente su pasado ni en planear controlar su futuro. Siéntase en su presente con una mirada esperanzada y positiva

• Aliméntese sanamente.

• Intente disminuir el consumo de alimentos con conservantes, grasas, estimulantes, alcohol, cigarrillos.

• Evite todo lo posible los hidratos de carbono, especialmente azucares refinados y harinas blancas.

• Si le resulta posible reduzca el consumo de sal.

• Consulte con su nutricionista si en su caso sería beneficioso adoptar una dieta alcalina o sumarle suplementos vitamínicos y antioxidantes adecuados.

• Recuerde que las enfermedades causan un gran desgaste en su organismo.

• Hable claramente con su familia y amigos, sobre las características de nuestras enfermedades.

• Es necesario que emplee un mensaje claro y ayudar a los demás a que comprendan lo que experimentamos.

• Los rigores climáticos y los estímulos fuertes nos afectan. Cuídese de ellos.

• Infórmese sobre las causas, que pueden provocar sus recaídas en su caso en particular.

• Aprenda a modificar las relaciones que lo estresen. Si no puede lograrlo, evite situaciones que puedan tener sobre usted, un efecto negativo. Estará limitando posibles recaídas.

• Elija a los mejores recursos a que apelar según sus necesidades: tapones para oídos, abrigo, una cajita de bebida con minerales, masajeador, almohadilla térmica, un pack helado, crema para facilitar su circulación.

• Si tiene dificultades para dormir, a partir de las 19 hs, evite mirar tv, usar su computadora, y todas las situaciones que puedan sobreestimularlo.

• Pruebe desconectar los aparatos electrónicos en su dormitorio.

• Cumpla con una disciplina horaria, para que el sueño lo encuentre preparado para recibirlo.

• Si no puede dormir, al menos descanse relajadamente para que su cuerpo se recupere.

• Aprender a diferenciar la felicidad del éxito, lo ayudara a evitar conductas obsesivas. Diversifique sus tareas dentro de lo posible.

• Incluya en su programación tiempo para sus hobbies, terapia ocupacional, artesanías o esparcimiento.

• Dentro de sus posibilidades, salga a pasear.

• Transcurra momentos agradables.

• Usted no puede elegir sentir dolor y cansancio, pero puede elegir no sufrir.

• Aprenderá que también puede continuar con su vida social, cuando el dolor es leve.

• Dentro de sus límites, viva su vida los más amable y distendidamente posible. Lo ayudara a mejorar, conocer y valorar su propio ritmo y velocidad y adaptarse a su energía disponible.

• Usted no se enfermo, ni cambio sus rutinas deliberadamente.

• No se sienta culpable, ni disminuya su autoestima.

• Probablemente mientras aprende a recuperarse, el periodo transcurrido con su síndrome sea un valioso tiempo de aprendizaje y autodescubrimiento.

• Conozca a otras personas con sus enfermedades.

• Asista a reuniones de pacientes. Se sentirá comprendido y relajado entre sus pares y menos solo. Lo ayudaran a escuchar, escucharse, familiarizarse y no autorecluirse.

• Sera un gran alivio para usted y podrá aprender recursos de otras personas en su misma situación.

• Aprenda a diferenciar los síntomas de la Fibromialgia, de los del Síndrome de Fatiga Crónica y de a cuerdo a ello, podrá seleccionar sus recursos para aliviarse.

• Si lo que siente es fatiga y quiere descansar, hágalo.

• Si siente dolor, puede acudir a diferentes medicinas y recursos mecánicos para aliviarlo.

• En un caso el movimiento será beneficioso, en el otro el descanso post esfuerzo, será necesario y reparador. Por esa razón, es necesario aprender a conocernos y escuchar a nuestro cuerpo.

• Tome con humor nuestros pequeños inconvenientes.

• Predispóngase a que hoy puede ser un día en que pueda disfrutar buenos momentos y sorprenderse con situaciones agradables e inesperadas.

• Planee sus días de actividad excesiva, alternándolos con días de descanso.

• Recuerde para ello que su fatiga llegara después de realizar esfuerzos.

• No se automedique.

• Si siente que la medicación que está tomando es excesiva o contraproducente, consúltelo con su médico y si su problema persiste, no dude en consultar a un segundo profesional.

• Si su Fibromialgia o Síndrome de Fatiga Crónica afectan severamente su funcionalidad, puede gestionar su certificado de discapacidad ante el Servicio Nacional de Rehabilitación.